Rosa mosqueta

Rosa eglanteria es un arbusto silvestre de la familia de las Rosaceae

Es una planta nativa de Europa, donde se cultiva sobre todo en el Reino Unido, pero que también se encuentra en estado silvestre en las estribaciones de la región sur de la Cordillera de los Andes, tanto en Chile como en Argentina, y en el piedemonte mendocino. 

Su fruto, conocido como escaramujo, se utiliza para la confección de dulces y mermeladas y para hacer infusiones y el aceite extraído de sus semillas se aprovecha en cosmética.

Propiedades:

  • Retrasa los signos de envejecimiento prematuro y las arrugas. Esto se debe a la cantidad de antioxidantes y vitaminas que contiene el aceite de rosa mosqueta, pudiendo penetrar en las capas más profundas de la piel. La vitamina C estimula la producción de colágeno, reduciendo las líneas de expresión y las arrugas de nuestro rostro. 
  • Mejora las estrías y manchas de la piel. Los aceites grasos esenciales de la Rosa Mosqueta mejoran claramente la pigmentación de la piel, su textura y tono. Además debido a sus alto componente en antioxidantes y vitaminas (principalmente C y A) produce colágeno y protege de los daños externos como el sol, reduciendo las marcas de estrías y las manchas de nuestra piel.
  • Combate los efectos del foto-envejecimiento, del cual el principal causante son los rayos uva producidos por el sol. Éstos producen manchas en la piel y arrugas. La combinación de las propiedades del aceite de rosa mosqueta con sus antioxidantes y ácidos grasos esenciales, mejoran la pigmentación, el tono de piel y la textura. Además la vitamina C contrarresta la disminución de colágeno producida por la exposición al sol. También puede ayudar en la eliminación de rojeces e irritación de la piel hidratándola.
  • La Vitamina A que tiene hace que mejore los niveles de humedad de nuestra piel y cree una barrea de impermeabilidad que impide una gran pérdida de agua, lo que se traduce en una piel más hidratada. Es especialmente recomendable en personas de 45 años o más, ya que a ciertas edades la piel fabrica menos colágeno y se pierde elasticidad. Ayuda a equilibrar en gran parte esa pérdida.
  • Los ácidos grasos esenciales que contiene ayudan a mejorar la cicatrización y promover la regeneración de nuestra piel. Éstos ácidos mejoran la flexibilidad, permeabilidad y la reparación de la piel. La vitamina A también juega un papel importante ya que ayuda a cicatrizar mejor la herida, igualando el tono y la textura. 
  • Mejora la regeneración de la piel frente a quemaduras mejorando la textura de la piel aumentando su elasticidad, su cicatrización, color e incluso la de la piel circundante.
  • Atenúa el dolor de los pacientes que sufren de artritis y osteoartritis. Es un analgésico eficaz para aliviar las dolencias de ésta enfermedad, reduciendo la necesidad de usar otros medicamentos.  
  • Las vitaminas, antioxidantes y ácidos grasos esenciales que contiene la Rosa Mosqueta son un complemento perfecto para reforzar nuestro sistema inmunológico y estimular la circulación de nuestro organismo.

Para tener en cuenta:

  • Hasta ahora no se han descubierto efectos secundarios que este aceite pueda producir en la piel, sin embargo no se recomienda que se utilice en las pieles excesivamente grasas o llenas de acné. Ya que este de por sí tiene ácidos grasos y lo único que provocaría es un aumento o empeoramiento de los problemas en la piel.
  • Tampoco se ha encontrado algún efecto contraproducente durante la lactancia, sin embargo, se recomienda que si va aplicar en la zona del seno no cubra la parte del pezón. Evitar que el pequeño lo ingiera es una manera de prevenir cualquier problema o accidente con su salud.

Foto: magisterformula.com