Menta

Mentha es un género de plantas herbáceas vivaces, perteneciente a la familia Lamiaceae (lamiáceas o labiadas). Se estima que cuenta con 13 a 18 especies, aunque la diferencia entre ellas es aún incierta.​ La hibridación entre algunas especies se da de forma natural, además de existir numerosos cultivares. 

Propiedades:

La menta es una planta medicinal con acción digestiva, antiinflamatoria, expectorante, carminativa, antiespasmódica, aperitiva, antigripal, colerética, antiséptica, mucolítica, antirreumática, analgésica, antibacteriana, colagoga, antitusiva, antifúngica y descongestionante de las vías respiratorias. ¿Qué más decir?:

  • La infusión o tintura de menta se utiliza con éxito para mejorar las digestiones lentas y pesadas debido a su efecto digestivo.

  • Gracias a su acción carminativa, la infusión o tintura de menta es un remedio natural para prevenir y aliviar los gases del tubo intestinal y la hinchazón.

  • El dolor de cabeza, ya sea migraña o jaqueca, puede estar ocasionado por cientos de causas diferentes. Las malas digestiones y el mal funcionamiento de nuestro sistema digestivo es una causa del dolor de cabeza o cefalea. La menta es una planta medicinal que puede prevenir y aliviar los dolores de cabeza cuyo origen está en una mala digestión.

  • Esta hierba medicinal se utiliza para combatir la fatiga mental y física e incluso para los periodos de convalecencia gracias a su acción estimulante.

  • La menta tiene efecto descongestionante, expectorante y antiséptico, una combinación de propiedades medicinales excelentes para mejorar los síntomas de bronquitis, gripe y resfriado de forma natural. También alivia la tos incluso si hay espasmos.

  • Una de las acciones de la menta es antifúngica, es decir, que elimina los hongos. Para estos casos se aplica de forma tópica un emplasto con menta o bien aceite esencial de menta mezclado con un aceite base si es en la piel (dermatomicosis), o se puede aplicar el aceite esencial directamente con un bastoncillo o gasa si se quiere eliminar los hongos de las uñas (pie de atleta).

  • Puede aliviar los casos de eczema y de urticaria si se aplica de forma tópica y local. Incluso, para aprovechar sus propiedades antisépticas, se puede utilizar la infusión de menta para limpiar heridas y picaduras de insectos y para aliviar el picor de éstas últimas.

  • Los dolores cuyo origen son de tipo neurológico pueden ser aliviados con la menta y se puede usar tanto de forma interna (en infusión o tintura) como de forma externa (uso tópico con aceite esencial o con cataplasmas).

  • Para casos de golpes, esguinces, torceduras y también pueden aprovechar su acción antiinflamatoria personas con artritis y en general con dolencias agudas y crónicas que incluyan la inflamación como síntoma o consecuencia.

  • Mientras que el aceite de menta es un buen antiséptico y antipruriginoso (que sirve para la picazón), el jugo obtenido de la menta es un excelente limpiador de la piel. Se pueden utilizar para tratar picaduras de insectos como las de mosquitos, abejas, avispones, avispas y mosquitos. La sensación de frescor alivia la irritación y la necesidad constante de rascarse, y la naturaleza antiinflamatoria de la menta reducirá la hinchazón. En esa misma línea, su aceite es a menudo un componente básico de los productos repelentes de insectos como las velas de citronela, porque el fuerte aroma es poco atractivo para la mayoría de los insectos.

  • También es una buena manera de reducir los granos, incluso puede aliviar algunos de los síntomas del acné.

Para tener en cuenta:

  • Debido a su efecto estimulante, tanto la infusión como la tintura y el aceite esencial de menta pueden producir insomnio en algunas personas si se usa por la noche.
  • No está recomendado el uso de aceite esencial de menta de forma interna durante el embarazo y la lactancia ni tampoco en niños menores de 6 años.
  • No se debe usar el aceite esencial directamente sobre la piel, se debe mezcla con un aceite base como por ejemplo el aceite de almendras dulces, aceite de argán, aceite de oliva o incluso aceite de coco.

Foto: PommeGrenade en Pixabay