Eucalipto

De la familia de las Myrtaceae. Existen alrededor de 500 especies, la mayoría oriundas de Australia, Tasmania y Nueva Guinea. 

En la actualidad se encuentran distribuidos por gran parte del mundo y debido a su rápido crecimiento frecuentemente se emplean en plantaciones forestales para la industria papelera, maderera o para la obtención de productos químicos y como árbol ornamental.

Propiedades:

El aceite esencial de eucalipto contiene taninos, flavonoides como la eucaliptina, ácidos muy saludables como el ácido elágico y otras sustancias presentes en su aceite esencial como los sesquiterpenos. A todas ellas se debes las siguientes propiedades y beneficios del eucalipto.

  • Es antiséptico. Gracias a muchas de las sustancias fitoquímicas que contiene esta planta es posible combatir gran cantidad de infecciones y tiene propiedades antimicrobianas y antifúngicas.

  • El eucalipto es bien conocido por combatir diferentes afecciones respiratorias. Actúa sobre el crecimiento de gérmenes tan importantes como la bacteria tubérculos, diferentes estafilococos, hongos del género cándido y hasta el virus de la rabia. Además, mejora la tos, la bronquitis, la rinitis, la sinusitis, el catarro, la faringitis o la gripe (entre más problemas respiratorios).

  • El eucalipto permite mejorar varias afecciones respiratorias también gracias a que es expectorante. Esta planta, a través de compuestos como el eucaliptol, el pineno, el timol o el limoneno, es capaz de eliminar el exceso de moco de las vías respiratorias. Esto mejora mucho algunas afecciones, pues permite expulsar flemas que pueden complicar cuadros clínicos como los generados por la bronquitis.

  • Las propiedades antiinflamatorias del eucalipto son una gran ayuda contra diferentes tipos de afecciones. En particular se aprovechan para combatir diferentes problemas de las vías respiratorias como ya comentaba, y es que menos inflamación garantiza una mejor respiración. Esta ventaja se atribuye principalmente a sus componentes flavonoides y a algunos ácidos orgánicos.

  • Muchas de las sustancias fitoquímicas del eucalipto permiten mejorar las defensas del cuerpo. El sistema inmunológico combate los diferentes microorganismos oportunistas que intentan atacar el cuerpo. Además combaten diferentes problemas que pueden aparecer en el organismo, como la aparición de células cancerosas o la presencia de radicales libres.

  • Diferentes afecciones de la piel pueden mejorar gracias al eucalipto. Gracias a sus propiedades astringentes puede combatir heridas como rasguños o cortes. Además, es capaz de mejorar la condición de la piel en problemas dermatológicos tales como los generados por el acné o el virus del herpes.

  • Esta planta también tiene propiedades beneficiosas para las personas que sufren artritis. Su capacidad para mejorar este tipo de dolencia se debe principalmente a su capacidad antiinflamatoria. Sustancias fitoquímicas que mejoran la artritis como el timol, el ácido gentísico y el eucaliptol también mejoran dolores musculares y dolores asociados a enfermedades como la artrosis.

  • Hay diferentes problemas relacionados con la higiene bucal en los que el eucalipto puede ayudar. Se trata de afecciones como las llagas en la boca o la gingivitis. Una manera de tratar estos problemas es con un emplasto, el cual se puede conseguir sencillamente machacando unas hojas. Este emplasto se pone en la zona afectada y sus aceites esenciales pueden ayudar a regenerar la zona afectada.

  • El eucalipto también es útil para mejorar la halitosis. El mal aliento no es solamente algo que puede resultar desagradable para las personas con las que se habla, sino que puede comportar problemas de salud. Normalmente se produce por el hecho de tener placa bacteriana o sarro en los dientes, pero también por comer cierto tipo de alimentos.

  • El eucalipto posee propiedades para regular el azúcar en sangre, muy útil para personas con diabetes, pues hay que evitar que la glucemia en sangre sea elevada. Estas propiedades se deben a sustancias como la quercitina, el ácido ursólico o el daucosterol.

Para tener en cuenta:

  • Como con todo, es recomendable no excederse en las dosis para evitar posibles problemas de salud.
  • Ya sea ingerido por vía oral o aplicado directamente por vía cutánea, el eucaliptol, al igual que la gran mayoría de aceites esenciales, siempre debe ser diluido de forma previa y no debe aplicarse durante un período superior a las 12 semanas.
  • Los signos más evidentes de intoxicación por este aceite son dolores repetidos de estómago, mareos, gran debilidad muscular, asfixia, náuseas y vómitos, entre otros. 
  • Tampoco es recomendable su uso durante el embarazo y la lactancia, pues pueden dañar la salud de los bebés. Tampoco se debe dar a los niños de corta edad, es decir, menores de dos años. 
  • Las personas con problemas digestivos, hepáticos o biliares suelen tener una prescripción de tratamientos efectivos para sus dolencias que pueden interferir con el eucalipto. Por lo que, en estos casos, y siempre que sea posible, se evitará el uso del aceite esencial.
  • Si bien, el eucalipto puede tener una gran cantidad de beneficios en la piel, también puede causar ciertas erupciones alérgicas luego de que se aplica directamente en la piel, ya sea el aceite solo o con otro tipo de cremas o ingredientes.
  • Si el aceite se toma oralmente puede provocar las mismas erupciones, ya sea en adultos o en niños, incluso puede causar diarrea y nauseas. Sin embargo esto no ocurre en todos las personas, se recomienda consultar primero antes de utilizar este aceite.