Ciprés

Se conoce con el nombre de ciprés a una gran variedad de árboles pertenecientes al género Cupressus

Cupressus sempervirens, el ciprés común o ciprés mediterráneo, es una especie arbórea de hoja perenne de la familia de las Cupresáceas. Tiene gran longevidad, existiendo ejemplares con más de 1000 años. En algunas áreas, particularmente de los Estados Unidos, se conoce con el nombre de “ciprés italiano”; ya que la especie es muy común en Italia, aunque no es originario de allí. 

Es original de regiones del este del Mediterráneo, existiendo zonas importantes en el norte de Libia, sur de Grecia (Creta y Rodas), sur de Turquía, Chipre, oeste de Siria, Líbano, oeste de Jordania y ciertas zonas de Irán. Se cree que hace unos dos o tres mil años formaba grandes masas forestales en el norte de África, quedando hoy en día pocos ejemplares.

Propiedades:

Los aceites esenciales, como el aceite de ciprés tienen muchas propiedades beneficiosas. Los producen las plantas como consecuencia de su mecanismo de defensa frente agresiones externas, es por eso que muchos de ellos crean en verdad poderosas sustancias antibacterianas, antifúngicas (combaten hongos) y antivirales.

El aceite se extrae de la piña o nuez del ciprés, y de sus ramitas, por destilación o extracción al vapor. 

  • Ayuda a mejorar la circulación y es protectora de los vasos capilares.

  • Tiene la propiedad de calmar el estado nervioso o de agitación y de inspirar un ambiente alegre y animoso. Se usa para calmar síntomas de la menopausia como los sofocos o sudores nocturnos.

  • Se usa para tratar trastornos venosos como las hemorroides y varices, también para úlceras varicosas y problemas de próstata.
  • Es astringente, expectorante, diurético, vasoconstrictor, sudorífico y febrífugo.

  • La planta contiene grandes cantidades de esencia, con concentraciones elevadas en tallo y ramas. La esencia posee alfa-pineno, cadineno, canfeno y cedrol; en conjunto producen el olor característico de muchas coníferas. Los aromas del ciprés se han asociado desde antaño a la curación de enfermedades respiratorias.
  • También se le atribuyen propiedades antirreumáticas, astringentes y venotónicas.

Para tener en cuenta:

  • Embarazo: aunque no se considera tóxico, no se aconseja su uso durante el embarazo ni la lactancia. 
  • Es neurotóxico y oxitócico. debido a que estimula la musculatura uterina (oxitócico), la planta está contraindicada durante el embarazo. Tampoco se recomienda su uso en la lactancia.
  • Por su contenido en cedrol (propiedades sedante), el aceite esencial de ciprés no se debe utilizar en caso de personas con dificultades respiratorias o asma.
  • El ciprés se considera seguro en cuanto a su uso bajo dosis recomendadas. No se ha descrito contraindicaciones importantes respecto a esta planta.
  • No hay que utilizar en ningún caso el aceite de ciprés directamente, sino que es necesario diluirlo siempre.