Manteca de Karité

Procede del árbol karité o Vitellaria paradoxa, de la familia de las Sapotaceae, propio de la sabana africana.

Compuesto principalmente de ácido oleico (60-70%); ácido esteárico (15-25%); ácido linolénico (5-15%); ácido palmítico (2-6%); ácido linoleico(<1%). Se conoce sobre todo a esta grasa por sus propiedades hidratantes por lo que es utilizada en la composición de numerosos preparados de la industria cosmética.

Propiedades:

  • Es muy rica en vitaminas A y E, que ayudan a equilibrar, hidratar y calmar la piel, y vitamina F que ayuda a revitalizar el cabello dañado y la piel. También proporciona una dosis extra de colágeno, que ayuda a luchar contra los típicos signos de envejecimiento como pueden ser las arrugas e imperfecciones en nuestra piel.
  • Es un excelente regenerador celular natural que previene el envejecimiento de la piel y del cabello, gracias a su rica composición llena de vitaminas y minerales muy beneficiosos.
  • Es altamente hidratante, además ofrece una nutrición profunda de alta duración con grandes propiedades suavizantes y reestructurantes. Es una forma de hidratación totalmente natural y apropiada para todo tipo de pieles.
  • Es un protector solar natural que protege la piel de las radiaciones UVA y UVB. Protege la piel tanto antes como después de la exposición solar, siendo de gran alivio para las quemaduras solares.
  • Gracias a estas propiedades, la manteca de karité protege tu piel de las agresiones ambientales, retiene la humedad evitando la deshidratación de la piel y aporta flexibilidad y elasticidad.
  • Sus propiedades suavizantes y reestructurantes otorgan a la manteca de karité su capacidad cicatrizante. Se puede utilizar para reducir arrugas y estrías, pero también en pieles con tendencia a descamarse, en manos agrietadas, en pieles con eccemas y como cicatrizante de heridas.
  • Su acción cicatrizante también se debe a sus propiedades antiinflamatorias, de ahí que resulte efectiva para tratar pieles con eczemas, úlceras, roces, sabañones… También alivia las picaduras de insectos y los moretones.
  • La manteca de karité sin refinar tiene también una acción despigmentante, por lo que contribuye a suavizar manchas de la piel.

  • Por su suave textura relaja y refresca la piel, lo que resulta un producto ideal para hacer masajes relajantes o para después del afeitado, calmando la piel irritada.

Para tener en cuenta:

  • No tiene ningún tipo de restricción a menos que la persona sea alérgica al látex y la pequeña cantidad de látex que posee produzca una reacción.
  • El Aceite de Karité es inofensivo para los bebés y niños pequeños.
  • Se recomienda usar una pequeña cantidad de aceite de Karité en una porción de la piel y esperar unos minutos; si no se presenta enrojecimiento o picor; es seguro su uso.

Foto: verumnatura.com