Aceite de almendras dulces

El aceite de almendras es un producto natural que se obtiene del prensado en frío del fruto del almendro (Prunus dulcis, de la familia de las Rosaceae). 

Desde hace cientos de años se conoce por sus múltiples aplicaciones tanto en la salud como en la estética. 

Este producto está compuesto por grasas monoinsaturadas, ácido oleico y ácidos linoleicos como el omega 3 y 6. Además, contiene antioxidantes y minerales esenciales muy beneficiosos. 

Normalmente se emplea de forma externa, ya que protege la salud de la piel. Sin embargo, aunque su consumo no se recomienda, algunos lo usan en caso de estreñimiento.

El almendro se cultiva en España desde hace más de 2.000 años, probablemente introducido por los fenicios y posteriormente propagado por los romanos, ambos con motivo de comercio. 

Su cultivo se estableció al principio en las zonas costeras, donde sigue predominando, pero también se ha introducido hacia el interior e incluso en las zonas del norte, donde el clima no le es muy favorable.

Propiedades:

  • Contiene ácidos grasos esenciales que cuidan y protegen la piel.
  • Hidrata la piel en profundidad (es apto para pieles sensibles y de bebés), aplicado por ejemplo después de la ducha mediante un masaje de movimientos circulares y ascendentes.
  • Previene la aparición de estrías.
  • Calma las irritaciones cutáneas.
  • Mejora la elasticidad de la piel.
  • Nutre la piel sin llegar a obstruir los poros.
  • Alivia el prurito o picor.
  • Cuida las puntas del cabello estropeado y quebradizo (para aplicarlo directamente sobre el cabello (especialmente en las puntas) sólo hay que echar 1/3 de cucharadita de aceite en la palma de la mano y frotar con la otra, luego ir aplicando el aceite en las puntas). También se puede aplicar con una cucharada distribuida por todo el cabello. Dejar que actúe entre 10 y 15 minutos y enjuagar.
  • Tiene efecto antiinflamatorio gracias al zinc que posee.
  • Suaviza las marcas en la piel como por ejemplo las cicatrices.
  • Combate el estreñimiento (vía oral, asegurándose que el aceite es apto para uso interno).
  • Retrasa la aparición de arrugas (flacidez, patas de gallo…).
  • Ejerce acción antioxidante sobre la piel debido a su contenido en vitaminas A y E.
  • Mejora los eccemas, psoriasis y piel muy seca y escamada.
  • También se puede usar como desmaquillante aplicando un poco de aceite en un algodón y frotando el rostro con él.
  • Además se puede usar como aceite de masaje.

A tener en cuenta:

Las contraindicaciones del uso del aceite de almendras, conciernen en gran parte a las alergias por ingesta. En su uso tópico no supone riesgos para la salud.