Aceite de oliva

El aceite de oliva se obtiene del fruto del olivo (Olea europae) y pertenece a la familia de las Oleaceas.

Histórica y culturalmente está muy ligado al área del Mediterráneo (hoy tan solo un 3 %​ de la producción mundial se realiza fuera del área mediterránea. España produce casi la mitad del aceite de oliva de todo el mundo,​ seguida por Italia y Grecia).

Propiedades:

El aceite de oliva sirve en la cocina como alimento (aparte de condimento, como conservante: En él no proliferan bacterias y microorganismo que sí lo hacen  en otros medios, como el agua o la leche. Se usa mucho en la industria conservera (sardinas, atún, etc.) y de manera casera como conservantes para el queso, lomo o  manteca, etc.

El aceite de oliva sirve para mejorar la salud:

  • Para reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.
  • Para reducir los niveles de colesterol total, y ayuda a reducir  el colesterol malo (LDL) y a aumentar el bueno (HDL).
  • Sus altos niveles de polifenoles ayuda a evitar que los triglicéridos se oxiden en el torrente sanguíneo y provoquen lesiones en las paredes de los vasos sanguíneos.
  • Para reducir el cociente omega 6 / omega 3 (los expertos sugieren que debería estar entre 5 y 3. El aceite de oliva es principalmente rico en omega 3.

El aceite de oliva en el campo de la belleza, la cosmética y la higiene:

  • Como hidratante de la piel, debido, entre otros compuesto, a la presencia de escualeno. Esto previene la formación de arrugas y mantener nuestra piel joven y suave.
  • Para aplicar sobre la piel tras una quemadura, hidrata la zona de la piel quemada y reduce el riesgo de infección.
  • Goza de altos niveles de Vitamina E, ofreciendo desde un rejuvenecimiento del tejido cutáneo hasta alivio de áreas corporales irritadas.
  • La aplicación del aceite de oliva extra virgen en la piel (principalmente en el rostro, los codos, las manos, las rodillas y los pies) funciona como humectante debido a la combinación de Vitamina A y E, las cuales humectan y nutren la superficie de la piel, dejándola con un aspecto mucho más saludable.

Para tener en cuenta:

En todo caso, lo poco que se podría reprochar al aceite de oliva sería unos posibles efectos negativos en las pieles con tendencia al acné, ya el aceite de oliva es comedogénico, por lo que puede obstruir los poros.

Foto: