Árnica

Árnica

El Árnica tiene incontables propiedades y beneficios para la salud que nos han servido para elaborar unos ungüentos muy eficaces para tratar molestias a nivel muscular y articulaciones.

Ungüento regenerador de árnica:

Es ideal para tratar de forma natural y efectiva inflamaciones, golpes, reumas, sobrecargas, hematomas y moretones, entre otras dolencias.

A esta flor casi todopoderosa, sumamos la manteca de karité, un excelente agente curativo gracias a sus vitaminas A,D,E y F y con propiedades antiinflamatorias capaces de aliviar el dolor debido a la artritis y el reumatismo. También la cera de abeja y sus propiedades cicatrizantes y antibacterianas y la gaultheria y alcanfor, que aportan sus propiedades analgésicas, antirreumáticas, antiartríticas, y antiespasmódicas. Todo esto con una base de aceites de oliva y almendras con antioxidantes naturales y vitaminas, además de ácidos grasos esenciales, que ayudan a la hidratación de la piel y la conservación de la membrana celular.

Ungüento relajante de árnica:

Para este ungüento, aprovechamos de nuevo las propiedades del árnica para tratar inflamaciones, sobrecargas musculares, entre otras dolencias de este tipo.

A los beneficios del árnica le añadimos los beneficios de la consuelda y el harpagofito con su acción calmante y antiinflamatoria; la pimienta cayena que nos aporta el efecto calor y propiedades anti-bacterianas y anti-inflamatorias. Por otro lado, tenemos una sinergia interesante entre el jengibre y la menta: la primera calentará el área y traerá sangre nueva, mientras que la segunda contribuirá a la constricción muscular al permitir la evacuación de la sangre cargada de desechos. Para complementar, tenemos la manteca de karité y sus  propiedades antiinflamatorias y una base de aceites de oliva y coco que aportan antioxidantes naturales, vitaminas y ácidos grasos, entre ellos el más importante el ácido oleico, que ayuda a la hidratación de la piel y a la conservación de la membrana celular.

VER TODO